El carisma salesiano realiza una opción privilegiada por el joven, construye y anima con ellos y entre ellos, espacios vitales que favorecen su crecimiento en la autonomía y participación.

Por eso, a través de un contexto de educación no formal, se les propone a los jóvenes distintas actividades grupales por medio de las cuales pueden dar respuestas a sus gustos, talentos e inquietudes.

Estos grupos, que invitan al joven a recorren caminos progresivos de servicio y compromiso, est·n inspirados en nuestros orígenes oratorianos de Valdocco y Mornese; experiencias fundacionales y distintivas de nuestra espiritualidad.